¿Qué es un testamento abierto?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 1.3 basado en 3 valoraciones

Aunque pensar en el momento en el que uno ya no va a estar en este mundo no es algo que le guste a nadie, es importante tenerlo todo bien organizado para que, llegado el caso, nuestros seres queridos no tengan problemas. Por eso se recomienda hacer un testamento en el que se reflejen las últimas voluntades. Uno de estos es el testamento abierto, que en España es más común que otros como el testamento ológrafo.

En este post te vamos a explicar todo lo que necesitas saber sobre el testamento abierto, qué es y cuáles son los requisitos para hacerlo.

¿Sabes lo que es un testamento abierto?

El testamento abierto es una declaración de últimas voluntades en la que el testador determina cómo se repartirá su patrimonio después de fallecer. Este tipo de testamento se caracteriza por tener una gran transparencia y seguridad jurídica, pues permite que los testigos y las personas presentes en el acto sepan cuál es la voluntad del testador. Se evitan disputas posteriores y facilita todo el proceso de herencia.

En un testamento abierto, la persona expresa sus deseos en presencia de un notario que se encarga de verificar su identidad y la capacidad que tiene para decidir sus últimas voluntades. Una vez redactado, el testamento se guarda en el protocolo notarial, garantizando su conservación y autenticidad.

Una de las principales ventajas de este tipo de testamento, además de los beneficios anteriores, es que se cumple con todas las formalidades legales. Como la redacción del documento se hace mediante un notario, se garantiza que cumple con todos los requisitos que exige la ley para que tenga validez. Además, el testamento abierto se puede modificar en cualquier momento, por lo que si surge un cambio de circunstancias en la vida, no hay problemas para adaptarlo a estas.

Requisitos para hacer un testamento abierto

Si quieres reflejar tus últimas voluntades en un testamento abierto, necesitas cumplir con una serie de requisitos legales:

  • Ser mayor de 14 años. Esta es la edad mínima legal para ser el titular de un testamento.
  • Otorgar el testamento ante un notario, que se encargará de redactar el documento siguiendo las indicaciones del testador. Esta es una diferencia significativa respecto a otros testamentos, como el DVA o testamento vital.
  • En los casos en los que el testador no sabe leer o escribir, o no puede firmar, deberá ir acompañado de testigos que firmen tras la lectura por parte del notario y la persona acepte lo que recoge el documento.

El proceso de elaboración de un testamento abierto es sencillo: el testador presenta un borrador ante el notario, o le dice lo que quiere que se refleje en el documento y el notario se encarga de redactarlo. Este se encargará de que todo esté correcto y lo certificará.

¿Cuándo se recomienda hacer un testamento abierto?

El testamento abierto es una medida recomendable para cualquier persona para que, en caso de fallecimiento, las últimas voluntades estén bien reflejadas y se proteja a los herederos. En especial se recomienda un testamento abierto con hijos menores, porque además de indicar el reparto de los bienes se pueden dar instrucciones relacionadas con la custodia y otros detalles importantes.

En resumen, aunque este tipo de testamento puede requerir un poco más de tiempo y esfuerzo que otros tipos, es una de las opciones preferidas de quienes deciden testar por su transparencia y seguridad jurídica.

Recuerda que si tienes alguna duda respecto a cómo organizar tus últimas voluntades en testamento abierto o para cualquier otra situación relacionada, con el seguro de decesos de Occident tienes un servicio gratuito de asesoramiento online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + catorce =