Carding: ¿qué es y cómo evitarlo?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 2 valoraciones

El mundo digital nos ofrece comodidades inigualables, desde realizar compras online hasta gestionar nuestras finanzas desde la comodidad de un dispositivo. Sin embargo, junto con estas ventajas vienen amenazas crecientes en el ámbito de la ciberseguridad. Una de estas es el carding, una técnica que ha ganado notoriedad en los últimos años. Descubre en este artículo qué es el carding y cómo puedes protegerte de esta peligrosa práctica.

¿Qué es el carding?

El carding, en esencia, es una práctica ilícita que involucra el uso fraudulento de tarjetas de crédito o débito robadas o compradas en el mercado negro. Los carders, individuos que practican esta estafa, se dedican a realizar transacciones fraudulentas online, desde compras en tiendas electrónicas hasta retiros de efectivo en cajeros automáticos. A menudo, los carders obtienen la información de las tarjetas a través de diversos medios, como malware, phishing o incluso hackeo de bases de datos. La creatividad y la astucia de estos delincuentes digitales no tienen límites.

Una variante del carding es el “carding online“, que implica el uso de datos robados o comprados para realizar compras en tiendas online o servicios digitales. Los carders aprovechan la laxitud en las medidas de seguridad de algunas plataformas para llevar a cabo compras fraudulentas.

Otra variante común es el “carding de puntos de venta“, donde los carders realizan compras en tiendas físicas utilizando tarjetas robadas. Aquí, suelen buscar establecimientos con sistemas de seguridad débiles o empleados que no siguen adecuadamente los protocolos de verificación de tarjetas.

Por último el “carding de proximidad” es otra modalidad, donde los carders utilizan dispositivos electrónicos para escanear las tarjetas de crédito en el bolsillo de las personas en lugares públicos. Con esta información, pueden realizar transacciones no autorizadas.

Para llevar a cabo esta práctica, los delincuentes utilizan métodos como la verificación de la validez de las tarjetas, la adivinanza de los códigos de seguridad, o la prueba de tarjetas en sitios web poco seguros. El objetivo final es obtener bienes o dinero a expensas de los legítimos titulares de las tarjetas, causando pérdidas significativas a las instituciones financieras y a los propietarios de las tarjetas.

¿Cómo evitar el carding?

La prevención es fundamental cuando se trata de carding, y existen medidas que cualquier persona puede tomar para reducir significativamente su vulnerabilidad ante esta amenaza. A continuación, se detallan los pasos que puedes seguir para proteger tus datos financieros y personales:

  1. Protege tus datos personales: el primer paso para evitar esta estafa es mantener tus datos personales seguros. Esto incluye no compartir información sensible, como números de tarjetas de crédito, con personas o sitios web no confiables. Además, ten precaución al proporcionar datos personales online y evita compartirlos en redes sociales u otros sitios públicos.
  2. Utiliza contraseñas fuertes y únicas: son una barrera importante contra el carding. Asegúrate de utilizar contraseñas largas, con una combinación de letras, números y caracteres especiales. Además, nunca utilices la misma contraseña en múltiples sitios web. Utilizar un administrador de cifrados puede ayudarte a gestionar contraseñas fuertes y únicas para cada servicio online que utilices.
  3. Mantén tu software actualizado: las actualizaciones de software a menudo incluyen parches de seguridad que protegen tu dispositivo contra vulnerabilidades conocidas. Mantén tu sistema operativo, navegadores web y programas de seguridad actualizados para asegurarte de estar protegido contra amenazas como el carding.
  4. Se cauteloso con los enlaces y correos: no hagas clic en enlaces sospechosos o descargues archivos adjuntos de correos electrónicos no solicitados. El phishing es una táctica común utilizada por los carders para engañar a las personas y obtener información confidencial. Siempre verifica la autenticidad de los correos electrónicos y los sitios web antes de proporcionar cualquier dato personal.
  5. Utiliza autenticación de dos factores (2FA): la autenticación de dos factores es una capa adicional de seguridad que requiere un segundo método de verificación, además de la contraseña, para acceder a tus cuentas de forma online. Habilitar el 2FA puede dificultar enormemente que los carders accedan a tus cuentas incluso si obtienen tu contraseña.
  6. Monitorea regularmente tus transacciones financieras: realiza un seguimiento regular de tus transacciones financieras para detectar cualquier actividad inusual. Los bancos y las instituciones financieras a menudo ofrecen alertas de transacciones para mantenerte informado sobre los movimientos en tus cuentas. Si observas cargos sospechosos, notifícalos de inmediato.

Que el carding no altere tu tranquilidad

El carding es una amenaza creciente en el ámbito de la ciberseguridad, pero no estamos indefensos. Siguiendo los pasos mencionados anteriormente y contando con el respaldo de un seguro de ciberriesgo sólido, como el ofrecido por Occident, puedes fortalecer tu seguridad online y minimizar el riesgo de convertirte en una víctima de esta peligrosa práctica. Con conciencia y medidas preventivas adecuadas, puedes mantener tus datos y activos digitales a salvo de los ciberdelincuentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =