4 tipos de calefacción. ¿Cómo funcionan?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 2 valoraciones

El invierno se acerca, y con él llegan las bajas temperaturas que nos hacen desear un hogar cálido y acogedor. La calefacción desempeña un papel fundamental en la comodidad de nuestra vivienda, pero ¿qué sabemos realmente acerca de los diferentes tipos de calefacción y cómo funcionan? En este artículo, descubrirás los tipos de calefacción más comunes.

Tipos de calefacción

Existen diversas alternativas para mantener tu hogar cálido y acogedor, y cada una de ellas tiene su propia manera única de generar calor. En los siguientes apartados, descubre cuatro de los métodos de calefacción más comunes y efectivos, para que entiendas cómo operan y cuáles son sus ventajas y desventajas.

Calefacción de gas y su funcionamiento

La calefacción de gas es una de las opciones más tradicionales y populares cuando se trata de mantener un ambiente cálido en el hogar. Su funcionamiento consiste en la quema de gas natural o propano para generar calor. Un quemador especializado se encarga de calentar el aire, que luego es distribuido eficazmente en todas las habitaciones a través de un sistema de conductos y un ventilador. Una de las ventajas de este método es su rapidez en elevar la temperatura y su capacidad para calentar incluso espacios amplios de manera uniforme.

Sin embargo, es importante recordar que el uso de gas implica ciertos riesgos, como posibles fugas, que debes abordar con precaución. Además, su eficiencia puede verse afectada por la variabilidad de los precios del gas en el mercado, lo que puede tener un impacto en los costos a largo plazo.

Funcionamiento de la calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica es un sistema que, a pesar de ser relativamente sencillo, desempeña un papel esencial en mantener nuestras viviendas cálidas y confortables. Su funcionamiento se basa en la conversión de electricidad en calor a través de resistencias eléctricas. Estas resistencias, cuando se activan, generan una intensa fuente de calor que calienta el aire circundante. Luego, un sistema de ventilación se encarga de distribuir este aire caliente por toda la casa, asegurando un ambiente agradable.

Una ventaja destacada de la calefacción eléctrica es su facilidad de instalación. No se requiere una fuente de combustible externa, como en el caso de la calefacción de gas, lo que simplifica su implementación en el hogar. Además, su funcionamiento no emite gases nocivos ni produce olores desagradables, lo que contribuye a mantener la calidad del aire en el interior. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la calefacción eléctrica puede resultar costosa en términos de consumo de energía, especialmente en climas extremadamente fríos, lo que podría impactar en las facturas eléctricas. Por lo tanto, es fundamental sopesar tanto las ventajas como las desventajas antes de optar por este sistema de calefacción.

Calefacción aerotermia: ¿cómo funciona?

La calefacción aerotermia, una de las tecnologías más avanzadas y eficientes en el ámbito de la calefacción residencial, opera en base a un principio innovador que aprovecha una fuente de energía inagotable y amigable con el medio ambiente: el aire. A diferencia de otros sistemas que dependen de combustibles fósiles o fuentes de energía no renovable, la aerotermia extrae la energía térmica presente en el aire exterior, utilizando un ciclo termodinámico para calentar el interior de tu hogar.

El corazón de un sistema de calefacción aerotermia es un compresor, cuya función es la de comprimir y expandir un refrigerante especial que circula a través de un circuito cerrado. Cuando este refrigerante se encuentra en el exterior, a temperaturas más bajas, absorbe la energía térmica del aire ambiente, lo que lo calienta. Posteriormente, el refrigerante se comprime, elevando su temperatura aún más. Luego, el calor liberado durante la compresión se transfiere al sistema de calefacción de la vivienda.

La ventaja principal de la aerotermia radica en su eficiencia energética. Por cada kilovatio de electricidad que el sistema consume, puede generar varios kilovatios de calor, lo que la convierte en una opción económica y amigable con el medio ambiente. Además, este sistema puede ser utilizado tanto para calefacción en invierno como para refrigeración en verano, proporcionando un confort durante todo el año

Calefacción geotérmica: ¿cómo funciona?

La calefacción geotérmica es un sistema eficiente que se apoya en el calor natural presente en el subsuelo. Su funcionamiento se basa en la instalación de bucles de tuberías en el suelo, que circulan con un refrigerante líquido. Este refrigerante absorbe el calor del suelo a medida que pasa por las tuberías, aprovechando la temperatura constante que se encuentra a profundidades no muy grandes.

Una vez que el refrigerante se ha calentado, se transporta a una bomba de calor geotérmica ubicada en la vivienda. Esta bomba de calor incrementa aún más la temperatura del refrigerante, convirtiéndolo en una fuente de calor eficiente para calentar el hogar. Este sistema es conocido por su estabilidad y eficiencia, ya que no depende de los precios de los combustibles ni de las condiciones climáticas exteriores. Además, es una opción sustentable, ya que no produce emisiones de gases de efecto invernadero y utiliza una fuente de energía renovable.

Mantén tu hogar confortable y seguro

Los diferentes tipos de calefacción tienen distintas formas de funcionar, cada una con sus ventajas y desventajas. La elección del tipo de calefacción adecuado para tu hogar dependerá de tus necesidades, presupuesto y consideraciones medioambientales. Ya sea la calefacción de gas, eléctrica, aerotermia o geotérmica, es esencial mantener tu sistema en buen estado y contar con un seguro de hogar, como el que ofrece Occident, que te proporciona la tranquilidad que necesitas en caso de que surjan problemas con tu sistema de calefacción, permitiéndote disfrutar del calor de tu hogar sin preocupaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 6 =