¿Qué es la responsabilidad civil de un seguro?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.5 basado en 2 valoraciones

Responsabilidad civil de un seguro

El concepto y cobertura de la responsabilidad civil es uno de los más conocidos dentro del mundo de los seguros, ya que se protege al asegurado ante los daños o perjuicios ocasionados a terceros, ya sea a la persona o a su patrimonio. No se trata de un mero servicio, sino que es un deber de cualquier ciudadano recogido en el Código Civil. Te contamos cómo te afecta a continuación.

Orígenes: la responsabilidad civil según el Código Civil

Es el Código Civil el que establece el marco legal para regular las relaciones civiles entre personas físicas y jurídicas. En el artículo 1902 define qué todos somos responsables civiles y cuáles son nuestras obligaciones: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño”.

¿Qué quiere decir? A lo largo de tu vida, podrías causar daño a alguien de manera voluntaria o involuntaria, por acción, omisión, negligencia o imprudencia. No solo tú, sino las personas que tienes a cargo, como hijos menores, tutelados, empleados… Si esto ocurre , estarías obligado a reparar el daño.

Esto quiere decir que deberá haber una indemnización económica en primera instancia y, en caso de desacuerdo, la intervención judicial. Afrontar una situación de este tipo puede afectar a tu economía personal o a tu patrimonio de un modo que podría incluso ser inabarcable. Por eso es recomendable contratar un seguro de responsabilidad civil.

Características de un seguro de responsabilidad civil

Por lo que hemos comentado entonces, definimos qué es la responsabilidad civil en seguros: pólizas que cubren los daños causados a un tercero, sea con culpa o negligencia. Y sus principales características son:

  • Están diseñados para cubrir daños a través de una indemnización que, en muchas ocasiones, podría arruinar la economía de una familia normal.
  • Sus coberturas dependen del tipo de póliza, que variará en función del contexto y las necesidades de la persona contratante: un profesional con empleados a su cargo, una autónoma, un conductor habitual de patinete eléctrico, o el dueño de un perro de raza potencialmente peligrosa.
  • Entre los servicios que suelen englobar, está la indemnización por daños (corporales, materiales o económicos) y la protección jurídica, tanto ofreciendo asistencia y defensa penal como cubriendo gastos. Algunos seguros de responsabilidad civil como los de autónomos, tienen coberturas especiales para asegurar los trabajos realizados incluso después de varios meses después.

¿Qué cubre un seguro de RC?

Un seguro de responsabilidad cubre una amplia gama de riesgos y situaciones que pueden derivar en lesiones personales a un tercero, gastos médicos, daños materiales a su propiedad, perjuicio económico o gastos legales. Son situaciones desagradables que prácticamente nadie quiere vivir, pero a las que todo el mundo está expuesto.

Te ponemos algunos ejemplos de responsabilidad civil. Imagina que causas un accidente de tráfico porque se te escapa el perro en la calle, un conductor frena en seco para no atropellarlo y el coche de detrás impacta contra el suyo. O que estás en una tienda de antigüedades y, al examinar un objeto de mucho valor, lo tiras al suelo sin querer y se rompe. O que tu hijo está jugando al balón en el jardín y rompe el cristal de la ventana del vecino.

Son situaciones muy variadas y cotidianas, lo que explica que las cláusulas por responsabilidad civil se incluyan en muchos tipos de seguros, como los del hogar. Cubren el apartado personal inmobiliario, familiar, daños ocasionados por la mascota e imprevistos dentro o fuera de la vivienda.

¿Qué tipos de seguros de responsabilidad civil existen?

Los seguros se suelen agrupar en tipos según las necesidades que se deriven de cada área de la vida o los negocios. En ocasiones se trata se trata de seguros específicos de responsabilidad civil, y otras veces son cláusulas que se incluyen en seguros personales, patrimoniales o de prestación de servicios.

Entre los más comunes se encuentran los siguientes:

  • Seguro de responsabilidad civil particular. Cubre ante incidentes que afecten a tus intereses y tu patrimonio privado, así como frente a daños personales o materiales que tú o algún miembro de tu familia pueda ocasionar.
  • Seguro de responsabilidad civil profesional. Protege el patrimonio de profesionales de las áreas de sanidad, enseñanza, ingeniería y otras actividades sensibles de ocasionar daños materiales o personales.
  • Seguro de responsabilidad civil para empresas. Cubre el patrimonio frente a reclamaciones de terceros por sufrir daños personales o materiales derivados de la actividad. Las cláusulas se configuran en función de las necesidades, por ejemplo: responsabilidad medioambiental ante daños por contaminación u otros, protección a medida ante el uso de maquinarias de construcción, protecciones adaptadas a cada tipo de inmueble relacionado con una actividad…
  • Seguro de responsabilidad civil para autónomos. Garantiza la continuidad de una actividad o negocio si hay que hacer frente a algún imprevisto que implique el pago de indemnizaciones por daños y perjuicios a terceros.
  • Seguro de responsabilidad civil para cazadores o rc de pesca. Cubre a cazadores y pescadores en caso de ocasionar posibles daños personales y materiales, por ejemplo, por disparos involuntarios. Es una cobertura obligatoria en algunas comunidades autónomas, como Andalucía, la Región de Murcia y Cataluña.

Los ejemplos anteriores son seguros de responsabilidad civil específicos, pero otros incluyen cláusulas de responsabilidad civil que responden ante posibles perjuicios a terceros: seguros del hogar, de mascotas, de automóviles…

Al margen de las coberturas, pueden surgir dudas derivadas del funcionamiento de los seguros, por ejemplo, quién debe contratarlo en caso de que se trate de una vivienda de alquiler. Generalmente, el seguro del hogar que contrata un propietario no cubre al inquilino, así que es este el que debe protegerse a sí mismo y a sus bienes, además de anticiparse ante la posible compensación de daños ocasionados a terceros.

Si estás pensando que puedes necesitar un seguro de responsabilidad civil adecuado según tus circunstancias, puedes contar con la asesoría experta de Occident, estaremos encantados de atenderte. Nuestros profesionales y agentes estudiarán tu caso, te aconsejarán y te ofrecerán información útil con total transparencia, por ejemplo, sobre los límites.

Cómo elegir el mejor seguro para estar cubierto

Al elegir un seguro de responsabilidad civil, es importante evaluar las necesidades y riesgos, dado que varían según los particulares o los negocios. El tipo de actividad o profesión y el grado de exposición a riesgos son factores influyentes, así que te recomendamos trabajar con un agente de seguros especializado que sepa identificar la cobertura adecuada para ti.

¿Tienes dudas? Pide una llamada a través de la web, llama tú mismo, localiza un agente o pásate por la oficina más cercana. Te ofreceremos información sin compromiso y diseñaremos un seguro a tu medida, con las coberturas que necesitas y sin pagar de más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =