Esta es la normativa para piscinas privadas. ¿La conoces?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

¿Sabías que las piscinas privadas tienen una normativa específica que deben cumplir? Si te estás planteando construir una en tu propiedad, es importante que conozcas los requisitos para disfrutar de las instalaciones con seguridad y cumpliendo con la ley. En este post vamos a echar un vistazo a la normativa de piscinas privadas, tanto las de uso comunitario como las construidas en viviendas unifamiliares.

¿Qué dice la normativa para piscinas privadas?

La normativa para piscinas privadas distingue entre las de uso comunitario, como las que están en una comunidad de vecinos, una urbanización o un bloque de apartamentos turísticos, y las piscinas privadas unifamiliares, que solo las usa quien habita la vivienda y sus invitados.

Las normas que deben cumplir ambas piscinas se recogen en el Real Decreto 742/2013, del 27 de septiembre. En el caso de las piscinas privadas comunitarias, se deben tener en cuenta varios artículos de esta normativa:

  • Es necesario incluir los elementos necesarios para garantizar la seguridad y la salubridad de las instalaciones, como un sistema de depuración adecuado.
  • Tratamiento: el agua debe estar filtrada y desinfectada mediante un sistema de dosificación automático o semiautomático de aditivos químicos, siempre con la piscina vacía de usuarios y dejando un tiempo prudencial para que cumplan con su función.
  • Información: se debe informar a los usuarios sobre las normas de uso de la piscina, teléfonos de emergencia, si existe un socorrista en las instalaciones, etc. También tendremos que indicar las sustancias químicas que se utilizan en el tratamiento del agua por si alguien tiene una alergia o sensibilidad a los productos.
  • Incidencias: cualquier incidente que ocurra se debe notificar a las autoridades competentes.
  • Calidad del agua: el agua tiene que cumplir con unos valores químicos determinados, que se tienen que revisar de forma periódica para asegurarse de que el baño es seguro.

En el caso de las piscinas privadas unifamiliares, la normativa es menos estricta, y no existen normas específicas de seguridad y limpieza, aunque sí tienes que asegurarte de que tu piscina está limpia y es segura. Hacer revisiones periódicas o mantener el agua desinfectada es lo mínimo para garantizar la seguridad y la salud de las personas que la utilizan.

También se deben notificar incidencias graves, como una lesión, intoxicación o ahogamiento. Si no lo haces, te puedes enfrentar a problemas, incluso de índole penal, como responsable de la seguridad de la piscina.

Normativa para construir una piscina privada

Además de los costes y permisos que necesitas tener para construir tu piscina, hay una serie de normas que se deben cumplir, algunas de ellas comunes a todo el territorio nacional y otras que pueden variar en función de la comunidad autónoma en la que se encuentra la vivienda. Algunos de los aspectos a tener en cuenta si quieres construir una piscina son:

Cuál debe ser la profundidad de la piscina

La normativa de profundidad en una piscina privada se establece en un mínimo de 1 m y un máximo de 2, para poder nadar de forma cómoda pero sin que haya riesgo para los bañistas. Aunque lo habitual en las piscinas privadas es construir una piscina de recreo con fondo de rampa de entre 1 m y 1,40, suficiente para nadar y mucho más práctica para su mantenimiento que si construyes una con mayor profundidad. Ten en cuenta que más fondo implica una mayor cantidad de agua y productos para su mantenimiento, y tampoco aporta algo significativo a la hora de nadar.

Qué distancia debo mantener con el vecino

La normativa para construir una piscina privada difiere en función del municipio, ya que son los ayuntamientos los que determinan esta medida. No obstante, se toma como referencia una distancia de 2 m respecto a la línea divisoria de la propiedad, aunque también dependerá del tamaño que tiene el terreno en el que se construye. Lo mejor es consultar con la empresa que pienses contratar, que son quienes están al día con la normativa para construir tu piscina privada. Así evitarás problemas con los permisos y otras cuestiones que retrasen su ejecución.

Cómo debe ser su mantenimiento

El mantenimiento de las piscinas privadas debe cumplir con la normativa establecida en el Real Decreto del que hemos hablado anteriormente. Los titulares de las piscinas son los responsables de garantizar la salubridad y prevenir riesgos para la salud, incluyendo la presencia de elementos como salvavidas y duchas.

Otro detalle fundamental es vigilar los niveles de pH, cloro y otras sustancias químicas que se utilizan para la limpieza del agua, y comprobar que los sistemas de filtración funcionan de forma correcta y están en marcha.

Disfruta con seguridad de tu piscina privada

En conclusión, aunque no hay una normativa estricta sobre el uso de una piscina privada unifamiliar, el sentido común te hará tomar decisiones sobre el uso y su mantenimiento. No olvides consultar con las autoridades de tu municipio para asegurarte de que se cumplen con todas las normas para la construcción de la piscina. Así, podrás disfrutar de tus baños con total tranquilidad, garantizando la seguridad y salud de los tuyos.

Esperamos que este artículo te haya servido para conocer a fondo la normativa sobre piscinas privadas, y que la utilices de forma adecuada. En Occident somos líderes de protección de la vivienda, calcula y contrata tu seguro de hogar online.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 2 =