Guía para superar la astenia primaveral

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 2 valoraciones

Astenia primaveral qué es

¿Cómo puedo acabar con  los síntomas de astenia primaveral?

La llegada de la primavera no nos afecta a todos por igual. Muchas personas desarrollan durante los primeros días de buen tiempo los síntomas de la conocida como astenia primaveral. Ésta nos provoca falta de energía y afecta nuestro estado de ánimo. Aunque no es un trastorno grave, sí que  incide demasiado en nuestra vida diaria podemos hacer muchas cosas para matizar sus síntomas.

¿Qué es y cuáles son las causas de la astenia primaveral?

La astenia primaveral es un trastorno que se caracteriza por una sensación de cansancio y fatiga que ocurre durante los inicios de la primavera. No se trata de una enfermedad en sí misma, pero puede afectar significativamente la calidad de vida de muchas personas que la padecen. ¿Eres tú una de ellas?

Puede ser causada por varios factores, entre los que son más comunes:

  • Cambios hormonales: El aumento de la luz solar en primavera puede afectar la producción de hormonas como la melatonina y la serotonina, lo que puede afectar el estado de ánimo y los niveles de energía.
  • Alergias: Las alergias estacionales pueden causar fatiga y otros síntomas que pueden contribuir a la astenia primaveral.
  • Cambios en el ritmo circadiano: El cambio de hora en primavera puede afectar el ritmo circadiano del cuerpo, todos nos encontramos raros cuando se hace el cambio horario en marzo y perdemos una hora de sueño, lo que puede causarnos fatiga durante el día.

Los síntomas de la astenia primaveral

¿Cómo sabemos que estamos padeciendo? Este trastorno lleva consigo los siguientes síntomas:

  • Cansancio físico y psicológico
  • Apatía general
  • Tono vital apagado
  • Dificultad para concentrarse
  • Problemas para dormir
  • Dificultad para activar la memoria
  • Pérdida de apetito

Si tienes alguno de ellos puedes estar pasando por la famosa astenia primaveral.

5 consejos para combatir la astenia y mejorar nuestro ánimo

La astenia primaveral es algo muy temporal y la verdad es que los síntomas antes mencionados también pueden aparecer por otros motivos que no sea este trastorno. Por lo tanto, la primera recomendación es tomárnoslo con tranquilidad y esperar a ver si los síntomas se mantienen por unos días.

En el caso de que realmente notemos que padecemos astenia primaveral, podemos tomar nota de ciertos consejos que ayudarán a activar nuestro metabolismo.

  1. Mantener una buena rutina es fundamental. Esto incluye repartir la comida diaria en cinco tomas y dormir al menos 8 horas para tener un sueño reparador y relajante.
  2. También es importante que nos mantengamos en forma. Es decir, que hagamos al menos media hora al día del ejercicio que prefiramos. Podemos aprovechar el buen tiempo para salir a la calle y practicar deporte al aire libre
  3. Igualmente, debemos tener en cuenta las bebidas que tomamos. Ingerir una buena cantidad de agua nos ayudará a sentirnos mejor y a facilitar nuestra función renal e intestinal. En cambio, las bebidas estimulantes como el café y el té resultan demasiado excitantes para nuestro organismo.
  4. Plantearnos pequeños descansos de 5 minutos durante nuestro trabajo nos ayudará a relajarnos, y a afrontar la astenia primaveral con una perspectiva mucho más positiva. Hay que tener en cuenta que nuestra actitud es fundamental para no dejar que la astenia nos afecte en exceso, por lo que practicar técnicas de relajación como el yoga puede resultarnos positivo.
  5. Buscar ayuda: Si la astenia primaveral está afectando significativamente tu vida diaria, no dudes en buscar ayuda de un profesional de la salud. Recuerda que Occident tiene un amplio cuadro médico en medicina general.

La importancia de la dieta

Conoce nuestro canal de nutrición y salud con guías descargables gratuitas

La comida será nuestra mejor aliada a la hora de luchar contra la astenia primaveral. Ingerir más hidratos de carbono y reducir las grasas nos ayudará a sentirnos mejor. Además, es recomendable que los cereales sean integrales, ya que serán más ricos en fibra y vitaminas.

Una de las claves de la dieta también debe ser el desayuno. Los azúcares simples como la bollería nos proporcionan energía, pero poco después nos provocan un bajón. . Una infusión de té verde con un bol de muesli casero nos ayudará a tener vitalidad durante el día, y al mismo tiempo nos calmará los nervios.

A la hora de comer, es recomendable que optemos por un menú rico en carbohidratos complejos, con cereales, legumbres, verduras y proteínas animales. Asimismo, reservamos la proteína para la cena. Es imprescindible que incluyamos la proteína animal – aves sin piel, pescado y huevos – y algún cereal integral, como el pan, pasta o arroz.

Finalmente, hemos de tener cuidado de no picar entre horas alimentos con azúcar añadido. Por ejemplo,  los bizcochos integrales sin azúcar pueden ser una excelente opción.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cinco =